domingo, 5 de junio de 2011

Un disco de Spinetta, un poco de Cortazar, un capuccino el dia de lluvia, una nota musical que se meta adentro de mi cuerpo.
Una entrada a la popular, un partido de futbol en el colegio, un porro con mi viejo amigo solo por reir, un rock que me deje tieso y con ganas de destruir cosas.
El diario, la revista, la estafa y la credulidad, noticias de ayer que apareceran mañana.
Una esperanza de que el mundo cambie, una certeza de que el futuro es encontrar el rol de cada uno en este desastre.

Asi me busco, y la ardua tarea de entender que no soy poeta ni falopero, deportista o nostalgico.
Alguien que consume, envejece y llora por lo que no esta, y por que sabe que algo va a venir.

Mi glosario no es muy amplio, quizas la experiencia ayude en la ruta del sinsaber diario, la admiracion al extraño, un alma queriendo surgir, elevarse, salir de este envase que ya me esta quedando chico.

Soledad Lara (Espejismos) II

Creí que eras pasado. Tuve Fe.
Tuve sin duda el código, lo indescifrable del olvido.
Hasta que despierto.
Con desgano levanto al día en un soplo, y el recuerdo es solo un sueño.
Un sueño del hoy, de un ayer en hoy, por el triste adiós que se repite cada vez que el día vuelve a nacer, cada vez que despierto.

martes, 24 de mayo de 2011

La Vejez De Narciso


Me miro en el espejo y no veo mi rostro.

He desaparecido: el espejo es mi rostro.

Me he desaparecido;

porque de tanto verme en este espejo roto

he perdido el sentido de mi rostro

o, de tanto contarlo, se me ha vuelto infinito

o la nada que en él, como en todas las cosas,

se ocultaba, lo oculta,

la nada que está en todo como el sol en la noche

y soy mi propia ausencia frente a un espejo roto


Enrique Lihn

jueves, 24 de marzo de 2011

Otoños

El otoño aparece.
No avisa. El otoño se llueve.
No deja vestigios. Solo se llueve.
El otoño entra en la ventana. No da lugar a la fuga.
El otoño es como la cárcel dentro de la jaula.
Un cuadro infinito conteniendo un cuadro infinito.
El grito dentro de la botella.
El sueño dentro nuestro.
La siesta.
El ruido tenue del viento.
Texturas húmedas.
Días que se apagan antes de marcharse.
Horas de tiempos anteriores. Horas que cargan tiempos nuevos apunto de relucirse. Mojados, pero nuevos.
El otoño es el eco del alma dentro del vehículo del cuerpo, del sueño, de la vida siempre nueva, pero que envejece de a ratos.




Este texto está inspirado en el Disco "Eco" del cantante y compositor Uruguayo Jorge Drexler, del año 2004. Y en la luz del cerramiento, el frío y la tarde. Dioses sin tronos.

Matías.

video


Esto que estás oyendo ya no soy yo, es el eco, del eco, del eco de un sentimiento; su luz fugaz alumbrando desde otro tiempo, una hoja lejana que lleva y que trae el viento.  Yo, sin embargo, siento que estás aquí, desafiando las leyes del tiempo y de la distancia. Sutil, quizás, tan real como una fragancia: un brevísimo lapso de estado de gracia.  Eco, eco ocupando de a poco el espacio de mi abrazo hueco…..  Esto que canto ahora, continuará derivando latente en el éter, eternamente…. inerte, así, a la espera de aquel oyente que despierte a su eco de siglos de bella durmiente..   Eco, eco ocupando de a poco el espacio de mi abrazo hueco…..  Esto que estás oyendo ya no soy yo…

sábado, 19 de marzo de 2011

Lugares Comunes


El año que viene casi todos ustedes serán profesores, literatura no saben demasiado pero lo suficiente para comenzar a enseñar, no es eso lo que me preocupa, me preocupa que tengan siempre presente que enseñar quiere decir “Mostrar”.
Mostrar no es solo enseñar, es dar información, pero enseñando también el método para entender, analizar, razonar y cuestionar esa información. Si alguno de ustedes es un deficiente mental y cree en verdades reveladas , dogmas religioso y doctrinas políticas , seria bueno que se dedicaran a predicar en un templo o desde una tribuna, si por desgracia siguen en esto , traten de dejar las supersticiones en el pasillo antes de entrar al aula, no obliguen a sus alumnos a estudiar de memoria, eso no sirve, lo que se impone por la fuerza es rechazado y en poco tiempo se olvida, ningún chico será mejor persona por saber de memoria el año en que nació Cervantes , pónganse como meta enseñarles a pensar , que duden , que se hagan preguntas, no los valores por sus respuestas, las respuestas no son la verdad.
Busquen una verdad que siempre será relativa, las mejores preguntas son las que se viene repitiendo desde los filósofos griegos , muchas son “Lugares comunes”,pero no pierden vigencia : Que , como, donde, cuando , porque, si en esto admitimos también eso de que la meta es el camino como respuesta no nos sirve, describe la tragedia de la vida pero no la explica.
Hay una misión o un mandato que quiero que cumplan, es una misión que nadie les ha encomendado pero yo espero que ustedes como maestros se la impongan a si mismos “Despierten en sus alumnos el dolor de la lucidez” sin limites, sin piedad.

En "Lugares Comunes", de Rodolfo Aristarain.

sábado, 12 de febrero de 2011

Infinito



En devenir, falaz enjambre de los ayeres que impregnan el espacio, a forma de lienzo, un infinito dejando cuentas, lunas y soles sin luz, sin reflejos, y las almas paseantes siguen su rumbo sin desvío. Unánime rostro en soledad, alado, amarrado a perfumes, miradas y brillos que dispersos, hasta un nuevo mañana, transitan las horas de los ayeres.

Continuar inspeccionando la formula, que en vano me auxilie a subirme a ese tren, guía, mapa de ruta o simple tramo, de aquel enjambre, por el que hoy paso, como vos, como tantas almas, como las que no existen y las que no van a existir. El fin del camino llegará, como única certeza, oportuno y voraz.

Procurar encontrarte en ese mapa, para no tejer solo las redes de mi destino, alaban esos ayeres, constituyen en este momento, un objetivo, una razón, una sinrazón, una muerte que ha de ser vivida.

Texto propio inspirado en el Film "Moebius" , de Gustavo Mosquera, 1996

martes, 8 de febrero de 2011

Trampa

Tanto milagro en tu cuerpo de perla amor, se escapa

Sudor frío que llega en torbellino a mi, se esfuma

Solo con esas oraciones, pude comprender mi deber de enfrentarte y confesar. No creo que algún día llegues a entender todo esto, seria como intentar comprender el aire o interpretar el sonido del mar. Lo tomaras como un delirio de alguien que no tiene idea lo que es decir.

Mas yo se lo que es decir, se lo que es la ardua tarea de explorar los diccionarios en busca de una respuesta a lo tuyo.

Termino por pensar, que buscar palabras en un diccionario es inútil, me niego a creer que podes entrar en algún rubro, estás afuera, alejada de todo, alguien que vino a parar a este lugar quien sabe si por accidente, o como un acto de divinidad.

O Quizás realmente haya un dios, uno que nos seduzca. Nos vaya acercando a él atravesando en nuestras cortas vidas, fragmentos de magia, dispersos en la misma naturaleza, o como es este caso, en el mismo corazón del frío y áspero cemento.

Nos envuelve en su trampa, nos aliena, y luego nos deja pensando en que todo eso alguna vez dado, lo perdimos como consecuencia de nuestra propia ingenuidad.

Apareciste como parte de un juego perverso, en el que yo debería caer, la trampa a la cual debería estar rendido, resignado, ya no podré salir, este es mi designio.

Y si mi deber es sincerarme, pocas veces en mi vida me he visto mas obligado a sincerarme, es con un grado inmenso de locura con la cual me animo a adentrarme en esa historia, en la que sos juez y verdugo, en la que vos misma te encontrás enredada.

Sé que ese mismo dios, el que preparo todo este plan, será el que en poco tiempo decida borrarte, esfumarte entre el aire, amarrándome a la idea de que es todo culpa mía, y por cierto, culpa de la cual me haré cargo sin resabios de duda.

Es por ello que hoy decido simplemente admirarte, dormida en mis brazos, alumbrando cada rincón de esta habitación en la que la oscuridad teme hacer presencia, sabe que no tiene sitio, nunca, donde vos te encuentres, tendrá sitio.

-¿Tenés sueño? – Te pregunto al encontrar un resquicio de aire.

- No -

Tu mentira me dio alivio, sosiego, sabia que eso me brindaría algunos fragmentos mas de tiempo, para seguir así, en camino al éter sobre el cristal de mis ojos.

Esta noche nunca va a terminar, va a volver como siempre, escabullida en la batea de mis recuerdos. Recuerdos de esta trampa, en la que quede varado hace largo rato y en la eternidad de las imágenes.

Canción Para Los Días De La Vida

...Tengo que aprender a volar entre tanta gente de pie...

Luis Alberto Spinetta